miércoles, 4 de mayo de 2016

Dia 16

Estimado Diario, 
solo te diré que este tiempo de abandono no ha sido en balde. Algunos desenlaces y algunos nuevos personajes dignos de estudio se han colado en el experimento que nos traemos entre manos. 
Aunque cada vez estoy más convencida de que en mayor o menor grado TODOS los hombres son sumisos si los sabes llevar. 
- Tenemos el sumiso obligado, como el Señor S. Él rechaza el rol, cree que ser sumiso es un menosprecio a su valía, no sabe ni sabrá nunca lo valioso que es un buen esclavo para su dueña. Aún así en cada arrebato pasional siempre cede con un "tu mandas". Y yo a mandar. 
- Tenemos al sumiso disimulado. Mi negro es un sumiso disfrazado de Macho Alfa y que además se está amariconando a la carrera. Eso que ellos llaman la vorágine del momento le llevó en nuestro último encuentro a lo que casi se podría considerar una eyaculación precoz, y no era mi mano la que le pajeaba, si no la de mi esclavo más amado.  Cuando terminamos me aseguré de recordárselo y lo tomó con bastante naturalidad, sin vergüenzas. Límites a tomar por culo, principios destrozados y su concepto de hombría por los suelos  y él... contento.  Yo también, a partir de esto sé que voy a hacer de él y con él lo que me dé la gana.


- Y por último tenemos al sumiso precipitado. He montado un mogollón  en el trabajo que no veas... Entre que estoy saliendo del armario, estoy poniendo a cierto especimen en su lugar , he estado cazando al albañil y combinando las tres misiones, he pasado unas semanas muy entretenidas que iré relatando y reflexionando en el blog de Ama Blanca. 
Resumiendo, coges a un albañil que está tan tranquilo, le haces saber que te interesa. Tiras un poco de él, le dejas caer medio en broma una profecía. 
"En menos de una semana serás mi esclavo sexual y me hablarás de Usted" 
Y ya le dejas que se reconcoma un poco y que su cabeza vaya imaginando situaciones (que casi siempre superan lo que tú tenías planeado para él, pero tú le dejas...) 
Y sigues a tu rollo, altiva, elegante, inalcanzable... Y de vez en cuando muy guarra y vulgar. 
Y resulta que el hombre duro y distante precipita en un perrito lamedor dispuesto a dejarse fustigar de rodillas si es lo que tú deseas... 

Estos son los 3 desenlaces y ahora vienen las nuevas promesas. 

Uno es un chico negro que lleva cerca de un año haciéndome ojitos. La verdad es que en algún momento he llegado a pensar que le falta un hervor y es que cuando nos cruzamos hace cosas muy raras de puros nervios. Yo ultimamente le sonrío, y el sonríe, sonríe mucho. Y esa sonrisa y esos ojitos a lo Marujita Diaz no es que me hayan cautivado pero mira! Me ha dado por ahí y lo voy a estudiar. Parece un tío sencillo, sin traumas ni rollos. Le llamo el zombie hasta nuevo aviso. 
Y ayer me asaltó un italiano por la calle. Quería tomar un café decía. Insistió mucho, me persiguió, le echó cojones. Al tercer intento le cogí el teléfono. Aquí lo tengo, me lo estoy pensando como le dije. Se me acumula la faena! 

En resumidas cuentas, 3 de 3. Seguiremos informando.

jueves, 10 de marzo de 2016

Día 15

La reforma del trabajo es un filón. El electricista ya ha terminado de momento pero me he fijado en un albañil. Tiene una cara de malo que me atrae y un bulto en el pantalón que también. Es más serio que una bala, le cuesta sonreir, aunque ya empieza a hacerlo, sin aspavientos. No habla si no es necesario (y nunca lo es), no tengo forma de pillarlo a solas, no tiene pinta de sumiso... Todo un cúmulo de complicaciones y retos que me hacen desearlo más. Ya empiezo a imaginarme que me pongo un casco, me cuelo en la obra y le pajeo con su cara pegada a un pilar mientras desde atrás le digo perrerías al oído. Como decía no parece sumiso pero sólo hay una forma de averiguarlo.

El indio del turbante acaba de abrir otra frutería justo delante. Ahora mismo le veo barriendo la calle. No puedo evitar acordarme de hace unos meses, cuando entre coles y tomates me preguntó dónde trabajaba y
no puedo evitar pensar que mi respuesta tiene algo que ver con la ubicación de su nuevo local.

Hace tiempo que no paso por su tienda porque me pilla un poco lejos, pero eso es una excusa. La realidad es que hace tiempo que no paso porque el indio ya está con la polla preparada y a mi me da el mismo morbo que miedo a lo desconocido... Mi primer indio... No sé... Querrá hacer el kamasutra cual contorsionista? Sabrá qué es el BDSM?  Desde que vi el Paciente Inglés fantaseo con quitarle el turbante a un indio. Tendrá la misma melena negra, larga y brillante que Naveen Andrews o estará calvo? Demasiadas preguntas,  y de nuevo solo hay una forma de averiguarlo... Hoy mismo iré a comprar calabacines y que la naturaleza siga su curso.


Muchas veces hasta que no escribo las cosas no me doy cuenta de ellas. Y ha sido leyendo mis 7 Pecados Capitales cuando se me ha iluminado la cabeza y me he dado cuenta de que quizás tengo al esclavo que busco delante de mis narices. Un hombre vainilla, disfrazado de macho alfa que sin embargo parece estar pidiendo a gritos que le lleven a descubrir nuevos mundos. Un mundo en el que podrá relajarse y ceder la responsabilidad del placer en mis manos, podrá dejarse llevar y abandonarse a mi voluntad y librarse de la presión de dominar  a través de la esclavitud. Joder! casi me dan ganas de ser sumisa. Por eso mañana, cuando venga mi negro de 185, guapo y cachas voy a comprobar hasta donde llegan sus ganas de complacerme, porque las de follarme ya las tengo claras. Y no le voy a poner a chupar tacón precisamente, hay otras pruebas más sutiles y más placenteras para mi con las que demostrar sumisión. De nuevo.... solo veo una forma de averiguarlo. Por eso querido Carlos, entre otras cosas, mañana olvídate de follar, mañana vas a ser follado.


martes, 1 de marzo de 2016

DIA 14

El Negro Moderno, al que a partir de ahora llamaremos NeMo, siempre está haciendo deporte por la calle... Ya está lo suficientemente bueno, pero el sigue corriendo, saltando, flexionando,  si no deja de mirarme me temo que voy a tener que robarle 30 segundos. Porque me sobra con 30 segundos para coger todas sus ideas y metodología de ligue y tirarlos por los suelos. Sólo 30 segundos y 3 frases para darle un giro a su vida. Unos míseros 30 segundos me sobran, porque mi tiempo siempre es limitado y me he especializado en aprovecharlo.
Podría parecer que mi poco tiempo disponible es un problema. Un esclavo necesita tiempo y preparación, más si es un esclavo vainilla. Un primer contacto, unas insinuaciones, un ver crecer en su cara el deseo. Eso solo para empezar, porque luego habrá que someterlo... Si no tienes la dedicación suficiente para mantener una continuidad en esos primeros pasos, si no tienes el arrojo en las pocas oportunidades que te brinda la vida cotidiana, si no estás donde debes estar, en el momento adecuado...
Pero hay una solución. En mi limitado tiempo mi dedicación tiene que ser plena, mi arrojo y disponibilidad absoluta y el momento adecuado es cualquiera, en cualquier situación, en cualquier ambiente.
Y así fue el sábado.



Acudí con mi esclavo más amado a tomar una copa a un Pub cercano al que vamos de vez en cuando. Me interesa el camarero, es guapo y tiene buen cuerpo, no muy alto, a veces le digo alguna tontería y se pone rojo, ay!!... juventud divino tesoro...
La camarera (que siempre enseña las tetas) también me empieza a apetecer pero el sábado mi intención era provocarle a él.
Normalmente vamos solos, tranquilamente, y no nos cruzamos con nadie conocido, solemos entrar y salir sin llamar la atención pero éste sábado el Pub parecía una concentración de antiguos amigos. Nada más entrar me encontré en la barra con una amiga y su marido, mucha alegría, jijijaja y padentro. La proximidad de amistades podría parecer un inconveniente pues la discreción es la primera norma en estos menesteres, pero al contrario de lo que cabría esperar me provocó cierto morbo tener público y conseguir algún triunfo sin que se dieran cuenta. Mi camarero estaba limpiando una mesa, y yo que iba lanzada  me hago la puta despistada y le apoyo la mano en el hombro con la excusa de hacer el pedido (la nueva moda es tocar al camarero para pedir...). Y entonces se me queda el chico petrificado y yo aguanto postura pensando: bueno...  pues a ver si levanta la vista y le pido, porque dejarlo en una caricia sin pedido cantaba bastante. Y en eso veo enfrente a la vecina cotilla (que hago? aguanto?), aguanto unos segundos interminables y por fin levanta la cara y le digo: tráenos una cerveza y una copa de cava.
Seguimos avanzando, hay una terracita interior donde se acoplan los fumetas y es nuestro objetivo, saludo a la vecina. Más jijijaja, está en la mesa de al lado.Y ahí estoy rodeanda de ojos indiscretos que dadas las circunstancias y mi acompañante no tienen ni idea de lo que está pasando. Este insólito hecho vuelve a producirme cierto morbo (este más intenso) y cuando viene el camarero cargado le miro a los ojos durante todo el recorrido del pasillo, él baja la mirada. Mmmmm es tan tierno y tímido que dan ganas de comérselo. Cuando descarga y reparte las bebidas me pregunta con un gesto si quiero copa. Fantaseo con que pregunta si follamos y le digo con la cabeza que sí. Y cuando deja la copa apoyo mi mano sobre la suya (otra vez la puta despistada... es mi favorita). La retira lentamente, los dedos se rozan, ahora sí que mira a los ojos y el cebo está echado.
Está descolocado, la vecina, la amiga, el marido y me importa todo una mierda. Todo dicho sin palabras. No me quitó ojo en cada trayecto que tuvo que realizar a la terracita, mientras imagino que su tradicional cabecita intentaba buscar una explicación razonable a qué estaba pasando. Incluso llegó a mirar a mi esclavo más amado buscado aprobación, que por supuesto llegó en forma de lenguaje corporal.
Y ya a la salida, para rematar, un viejo amigo con tal  borrachera que en lugar de 2 besos me dió 6, y mientras mi marido le saludaba a continuación, yo totalmente descarada pagué entre miradas y roces de deditos con monedas mezcladas.
Punto de caramelo para mi camata. Solo falta la estocada final y el giro de guión.

lunes, 22 de febrero de 2016

DIA 13

Me gustaría decir que no he escrito estos días debido a que mi frenética actividad sexual no me lo ha permitido, que los protagonistas del Diario han ido cayendo uno tras otro (o varios a la vez) en mi red,o al menos que  mis movimientos han sembrado una semilla que germinará en cualquier momento. Pero la realidad es que he estado una semana con mucho trabajo y obligaciones y la otra con antibiótico. Dos cosas que han llevado mi líbido y mis ganas de atrapar sumisos a niveles bajo cero...Mis rutinas también se ha visto afectadas por lo que no he tenido la oportunidad de controlar a mis conejillos de indias.
Resumiendo lo resumible de estos días es:
1.- A S no le he visto. 
2.-Los niños de la esquina. El primero está como pasota. Desde que me está viendo en plan familiar creo que ha perdido interés. Así que lo que yo interpreté como un irreflenable deseo, un día que se giró varias veces al verme por la calle  puede ser que fuera un flipe en plan "Joder, esta debe ser mayor, Niños? Pareja?" Cosa que no me extrañaría pues mi figura y aspecto juvenil no se corresponden para nada con mis ya 42 tacos y pueden confundir a cualquiera jaja.
El otro sigue con el rollo de miraditas pero hemos coincidido poco.
3.-El chico de la lavadora que era tan simpático y dicharachero ahora va por la calle con cara de amargado y mirando el móvil continuamente, que dan ganas de preguntarle "Qué te pasa" y dejarle llorar en tu hombro.
4.-El antiguo amor adolescente desaparecido (y a este sí que le tengo ganas).
5.- El negro por fin se ha teñido de normal, le he visto corriendo un día y mirar mira, a ver cómo hago para que dejen de preocuparle las pulsaciones y se pare un momento a que le diga 4 cosas.


El único conato de interacción sumisil en mi ecosistema ha sido con un electricista del trabajo que estaba dispuesto a parar la reforma para que yo pudiera trabajar un día por la tarde como había planificado. Eso sí que es un "asuspies" de los que gustan. Que la señora quiere trabajar, no se corta la luz y retrasamos todo! Como tiene que ser.

En fin, totalmente recuperada ansío retomar este diario con fuerza y energía. No por seguir escribiéndolo si no por vivirlo, que es mejor.



(Para no tener nada que contar demasiado que me he enrollado)

lunes, 8 de febrero de 2016

Dia 12

S se ha desmadrado. No se si le he catalizado en exceso o por defecto pero sea como fuere no nos vamos a entender. Ha dado un giro de 180º cuando ya parecía que iba a postrarse y ahora me pide "tributo",  debe haber oído campanas por ahí y se ha liado . En cualquier caso tú ganas S , ya me he cansado, no eres sumiso ala.. Quizás dentro de unos meses  cuando se me olvide la pérdida de tiempo y sólo recuerde lo divertido que es tenerte cachondo continuamente, te vuelva a dar bola y termine de nuevo dándome cabezazos contra un muro. Pero hasta entonces.... ni agua pequeño padaguan.


Aunque al principio me hizo gracia que los chicos de la esquina se pusieran juntos ahora me está resultando un incordio a la hora de averiguar la edad o lo que sea. Además a uno le suelo ver ahora en un bar de maquinitas retro, lo cual me hace pensar que de Universidad nada y que son menores de 18. Por lo que legalmente quedan excluidos del juego muy a mi pesar y creo que también para el suyo.

Y hablando de la edad. Recibí hace unos días un correo de un chico de veintipocos. Decía algo así como:
"Qué agradable encontrar personas cerca y jóvenes con las mismas aficiones! Te apetece hablar?"
A lo que yo respondo :
"Gracias por lo de joven pero 20 años de diferencia es demasiado para mí"
Y me hubiera gustado que contestase sinceramente, en plan:
"Ostia chorba que pillada, la verdad es que mando el mismo mensaje a toda hembra en un radio de 100 km y no me había leído tu perfil ni me importa, solo he visto que parecías tener coño y me he lanzado"

Porque el tío en realidad es un genio, vago pero genio. Ha elaborado un mensaje tan indeterminado e impersonal que le sirve para todo tipo de gente. Cerca (la distancia es relativa), aficiones (da igual sum, que Dom, que deportista, que amante de los animales) y persona (le sirve para hombres, mujeres, trans, hermafroditas, etc..). Lo manda masivamente y alguien caerá.
Pero nada, él sigue en su personaje y responde:
"Bueno... es que la edad es un estado mental, pero entiendo su postura. Adiós muy buenas y a sus pies"

Con lo cual acaba llamándome vieja por la edad y por el pensamiento.

Y a mí me invade la inspiración y escribo mi primer poema en mi sección de Google plus de "tópicos, típicos y chorradas", que para quien no tenga acceso o ganas de buscar reproduzco aquí íntegramente a fin de que pueda disfrutar de su métrica, que roza la perfección y su rima totalmente consonante.

Sumisitos de mierda.
Con excusitas de mierda.
Con "a sus pies" de mierda.
Y blablabla de mierda.

Estoy que me salgo.

domingo, 31 de enero de 2016

DIA 11

Días tranquilos también, de reflexiones, de planificaciones, de miradas, muchas miradas, demasiadas...
Miran los chicos de la esquina, los 2, porque ahora están en la misma esquina en competencia directa. Mira el negro rubio (voy a tener que preguntarle el nombre o ponerle uno). Mira S...
Todo son miradas, miles de historias no consumadas, que por falta de catalizador acaban en nada.
Y es que no sé que les pasa a las personas... miran, saltan chispas y se quedan en nada.

Porque fuera de las discotecas donde la oscuridad y el alcohol nos envalentonan, es bastante difícil que un tío te entre.
Sin nocturnidad, sin drogas, sin amigotes y palmeros apoyándole. Porque esa es otra, jamás un piropo puede llegar a buen puerto si es escandaloso y se acompaña de una jauría de palmeros. Si quieres espantar una mujer y llevarte un buen corte no hay nada mejor que un piropo bien alto, delante de mucha gente y a ser posible un poco obsceno.
En cambio, si ese mismo piropo (o  incluso más obsceno) lo dejas caer como un susurro, unas palabras viciosas que solo capte la interesada (salvando así su "honor") es posible que en lugar de una mala cara te lleves una sonrisa y una puerta entreabierta.
Pero bueno, las miradas, los piropos y las sonrisas no bastan, hay que introducir algo que lo haga explotar todo, así es como ligué con S y detoné un "guapa".
Porque S llevaba cerca de un año llamándome "guapa" cada vez que pasaba por su lado, cosa que estoy segura que hacía con cada fémina que pasaba por su territorio.. Yo le sonreía. Él lo hacía bastante bien, sin grandes aspavientos, discreto, alargando las sílabas "guaaapaaaa..." y yo volvía a sonreir durante un puto año.
Hasta que un día volvía  tarde a casa, un día de lluvia, con un constipado encima de esos que te dejan la nariz y alrededores en carne viva y los ojos vidriosos y sólo tienes ganas de morirte.Y S estaba en la puerta de "su" bar y yo pasé esperando mi "guapa..." una vez más. Y entonces lo oí, "Bona nit!".
Qué?? Qué coño de Bona nit?? Vi que había dado un paso atrás, las historias tienen un tiempo de maceración sí, pero si no eclosionan acaban enquistándose  y muriendo antes de empezar.
Y fue entonces cuando decidí tomas las riendas y la siguiente vez que le vi , apoyado en "su" barra, fui a pagar y le rocé con el codo al pasar. Y ya está, esa tontería, esa mierda de roce fue lo que desencadenó toda una serie de acontecimientos que en poco tiempo convirtieron a S en mi primer trío.
Y ayer le vi, y volví a catalizar la situación en la misma barra, le sonreí y llevé mi mano al cuello a modo de collar. Ahora él quiere estar a solas conmigo y yo quiero un esclavo. Dos cosas que podrían ser totalmente compatibles pero que en el momento en que él impone sus condiciones despiertan la tocapelotas que llevo dentro y le digo que ni de coña. Y así está el temita.
Yo creo que acabará poniéndose el collar y cediendo a todos mis caprichos y exigencias.
Habrá que catalizar a muerte y ya veremos.

domingo, 24 de enero de 2016

DÍA 10

El vecino por fín ha follado.
Y estoy muy contenta por él porque llevo 2 años en la casa y aún no le había oído.
Y me hace feliz saber que yo he contribuido a dar ese giro en su vida, saber (o imaginarme) que yo le sonrío en el portal, o le rozo en el ascensor, o me oye desde su habitación .... Y él se folla a su mujer.
A veces me siento como la madre Teresa de Calcuta pero en calientapollas.
Porque mi vecino es sumiso y no va a hacer falta profundizar más en el tema. Porque lo noto cuando tiende la ropa, cuando limpia su terraza con el plumero, cuando me cede el paso en la escalera. No me va a hacer falta follármelo ni fustigarle para comprobarlo. Él y yo lo sabemos.
Seguiremos con nuestro pacto no escrito, yo te caliento y tú follas, yo te oigo y me siento bien. Una cadena de favores en la que todos ganamos. Especialmente tu Ama y señora.

Cambiando de tema esta mañana he estado de paseo por el Barrio del Carmen con mi esclavo más amargo (que le he rebautizado porque está muy tocapelotas y encima se ha puesto más cachondo en una tienda de arte que buscando lencería conmigo, pero como ultimamente le tengo trabajando unas 12 horas diarias como SEO y no sé que haría sin él pues le tengo un poco consentido). Bueno, que he estado por el Barrio del Carmen y me he encontrado con esto:

No he podido resistirme a fotografiarlo, me encanta, me divierte, me inspira... me calienta? La verdad es que no, quizás sin barba y depiladito?... ya dudo.

También he estado visitando algunos lugares fetiches que tengo, una cazadora debe conocer el entorno, para fundirse con él y agazapada esperar el momento de pasar al ataque. He tenido que repasar, buscar y decidir, donde voy a citar a mi amado esclavo Javier que no se llama Javier y creo que  me quedaré con uno de mis clásicos con encanto, en un rincón con punto ciego. Breve y decisivo.

Y por cierto, no hay corsés blancos. Al menos no en plan Ama, sin lacitos ni tonterías. Doy fe después de visitar 5 o 6 tiendas de lencería y 2 sex shop. Aunque a la vuelta se me ha ocurrido entrar en un supermegachino y tampoco había, pero es carnaval....Guantes, medias, máscaras, todo un mundo made in China para jugar.